* Todos los dibujos que puedes ver en esta página fueron hechos por las niñas y niños de la Primaria Benito Juárez, de Ocomantla, Zihuateutla, Puebla. 

** Todas las fotos de esta página fueron tomadas por Patricio Cano, Roberto de la Maza y Arcadio Ojeda. 

  • Facebook
  • Instagram

ADVC KOLIJKE

Localizada en una de las barrancas de la Sierra Norte de Puebla, a sólo 170 km de la Ciudad de México, se encuentra el Área Destinada Voluntariamente a la Conservación (ADVC) “Kolijke”, cuyas 26 hectáreas de selva tropical lluviosa albergan una gran diversidad de especies de flora y fauna.

Las labores que realizamos en Kolijke se dividen en dos grandes áreas: la conservación de ecosistemas y la vinculación social con las comunidades aledañas a la reserva. 

¿Qué significa kolijke?

Este nombre proviene de uno de los cerros más emblemáticos de la región. La palabra Kolijke tiene un significado difuso. En la lengua totonaca kolo significa “viejo” o “encorvado”. Sin embargo, la partícula -ke, parece no tener un significado claro en esa lengua. Antes de la llegada de los grupos nahuas y totonacos a región de la Sierra Norte de Puebla fue habitada por los huastecos, cuya lengua guarda relación con el maya. En esa lengua, la partícula -te se refiere “rama”. De tal forma, se dice que kolijke se puede traducir como “el cerro encorvado” o “el cerro viejo”. 

 

Esta traducción guarda una estrecha relación con una narración mitológica sobre la creación del mundo. 

Se dice que al inicio de los tiempos, cuando aún no existían las cosas, y los cerros eran personas, dos gigantes emergieron de la tierra: Kolijke y Zempoaltépetl. Eran tan grandes que al momento de salir de la tierra, ésta se fracturó profundamente. Cuentan que tuvieron una lucha en la que Kolijke detuvo a su oponente. Sin embargo, éste degolló a Kolijke. La cabeza de éste salió rodando y cayó cerca de un pueblo llamado Cuacuila. Ambos se convirtieron en cerros y ahí siguen. Por un lado el Kolijke, sin cabeza -por eso tiene esa apariencia encorvada-. Y por otra parte Zempoaltépetl, imponente y triunfante. 

 

Hoy en día esos gigantes son dos de los cerros más importantes de la región. También resulta curioso que en el poblado de Cuacuila, se puede visitar un enorme monolito, que sería la cabeza del mismo Kolijke. 

 

Con esta narración, los pobladores de la zona le dieron una explicación a la orografía con la que han convivido siglos. Desde los cerros, hasta la fractura de la tierra (barranca de Patla formada por el río Necaxa), hasta el monolito de Cuacuila. 

Cerro Kolijke

lo que hacemos